¿Por qué nunca se debería obligar a un niño a comer?

 En Alimentación de 0 a 3 años

¿Crees que tu hijo come poco o nada y estás preocupada? ¿Piensas que un bebé no sabe lo que necesita comer?¿Sientes que deberías obligarlo a comer más?

Parece obvio que hay que obligar a los bebés y niños pequeños a comer una cantidad mínima o ciertas comidas saludables, ¿verdad?

La mayoría de gente te dice que si dejas a un niño hacer lo que quiere, entonces sólo va a comer cosas que le gusten, nunca va a comer saludable o que no va a comer nada y parece que eso tiene sentido.

Partimos siempre de la idea de que los bebés y los niños no saben lo que necesitan y les tenemos que enseñar.

Pero, ¿y si te digo que eso no es así?

¿Y si te digo que NUNCA se debería obligar a un bebé a comer?

Sí, exactamente, nunca hay que obligar a comer a un bebé o a un niño, ni pequeño ni grande.

Y con obligar no hablo sólo de meter la cuchara en la boca, tapar la nariz y poner el chupete.

En obligar se incluye: chantajear, premiar, castigar, chillar, amenazar, perseguir, usar argumentos hirientes, mostrarnos dolidos, etc.

¿Por qué no se debería nunca obligar a un niño a comer?

Pues por muchas cosas, pero sobretodo, por estos siete motivos:

1. Porque los niños saben qué, cuánto y cuándo necesitan comer

Sí, así es, no hay ninguna discusión al respecto.

Nos parece mentira, pero salvo muy contadas ocasiones (bebés recién nacidos, que aún podemos necesitar despertarlos para comer o niños enfermos, con alteraciones neurológicas o casos excepcionales) el resto siempre sabe la cantidad de comida que necesita.

Y no sólo eso, mucho más.

Los bebés y niños saben hasta los nutrientes que le vienen mejor en cada momento.

Varios estudios, desde hace muchos años, han venido demostrando que sí dejamos comer a los niños, ofreciéndoles alimentos saludables, ellos son capaces de regular la cantidad y el alimento que necesitan en cada momento.

¿Cómo sabemos esto?

Porque si a los 6 meses prefieren la leche a un puré de verduras, es porque tiene muchas más calorías la leche que el puré.

Porque si al año empiezan a saciarse con mucha menos comida, es porque están empezando a crecer y engordar mucho más despacio que lo que lo habían hecho hasta ese momento.

Y así sucesivamente.

Los bebés y niños comen según crecen y no crecen más por comer más.

2. Porque si no comen por algún motivo, la solución nunca va a ser obligarlo a comer

Si realmente no come nada o come muy poco, seguramente le pasa algo y ese algo difícilmente se va a solucionar obligándolo a comer.

Ni nos chantajean, ni nos utilizan, ni nos manipulan.

Un bebé tiene herramientas mucho mejores para conseguir algo que quiere, que llevarse un disgusto y pasarlo mal.

No, no quieren que nos enfademos, somos lo único que tienen.

Si de verdad estás preocupada o preocupado porque conoces a algún bebé o algún niño que consideras que come muy mal o muy poco, lo mejor será acudir a su pediatra y que si es necesario lo haga una revisión.

Normalmente cuando están malitos o van a caer malos están un tiempo sin comer, cuando se disgustan también, cuando están tristes también y cuando están nerviosos también.

Pero es que ¿acaso a ti no se te cierra el estómago antes de una reunión importante o ante una mala noticia? ¿Soluciona algo que alguien te obligue a comer?

3. Porque aumentamos el riesgo de obesidad

Anulamos sus señales de hambre y saciedad.

Dejan de obedecer a su cuerpo para obedecernos a nosotros y acaban comiendo mucha más cantidad de la que ellos necesitan.

Además con tanto castigo, premio y recompensa acaban desarrollando mucho más placer por los dulces y cosas “prohibidas” y generan mucha ansiedad ante el momento de la comida.

La obesidad es uno de los principales problemas de salud de los niños en nuestro país y, sin embargo, ningún niño se muere de hambre aquí ¿no estaremos haciendo algo mal?

4. Porque la mayoría de veces los adultos no somos objetivos

Tenemos un concepto de lo que es una cantidad adecuada para un bebé o un niño, que no corresponde nada con su capacidad real para digerir y mucho menos su hambre.

Su estómago es más pequeño, sus necesidades calóricas posiblemente también y no tiene nada que ver con el nuestro.

No tiene que comer lo que nosotros queramos ni tampoco la cantidad que digamos.

Nosotros no comemos cosas que no nos gustan y comemos sólo hasta lo que nos apetece, seamos objetivos con ellos también.

6. Porque es un derecho básico el ser respetado

Sí, un derecho recogido en la ley, tanto para adultos como para niños.

Nadie puede obligar a nadie a comer. Es vejatorio y desagradable y tenemos derecho a que se nos respete desde que nacemos.

Y no, ningún niño va a manipular a sus padres, ni va a ser drogadicto o ladrón de mayor porque sus padres no le hayan obligado a comer y “hayan cedido”.

Al revés, muy posiblemente tengamos un niño que respete, que sepa ceder, que se sienta valorado, que no tenga miedo y que confíe en él.

7. Porque a nadie nos gustaría que nos obligaran a comer

Creo que a nadie nos gustaría ir a casa de amigos o a un restaurante y que nos eligiese alguien la comida, nos trajese tres platos y nos los obligase a comer y menos si ese alguien es una persona que queremos y que es nuestro referente.

Y no sólo eso, además ese alguien nos dice que si no nos lo comemos “somos malos” o “no nos van a querer” o “nos vamos a quedar sin poder salir al parque” o “es que no le queremos nada y no hacemos nada por él, él que nos ha preparado la comida con tanto esfuerzo”….

Vamos no aguantaríamos esto de nadie, es más, lo pasaríamos bastante mal y sin embargo se lo hacemos a unos bebés y a unos niños que apenas se pueden defender y que creen que si nosotros lo decimos eso debe de ser así.

Y, sobre todo, porque queremos niños que de adultos coman por placer y no porque creen que es lo que deben hacer.

Yo sinceramente no quiero niños que obedezcan.

Os puedo asegurar que si nosotros comemos saludable y ofrecemos a los niños comidas saludables, ellos se encargaran de ir obteniendo la cantidad de comida y los nutrientes que necesitan.

El truco está en predicar con el ejemplo y en hacer de la comida un momento agradable.

Yo creo que sólo necesitamos tener 4 cosas en cuenta:

  • Si ofrecemos comida saludable, ellos están capacitados para elegir lo que necesitan en cada momento y la cantidad que quieren comer.

 

  • Nadie mejor que cada uno sabemos lo que necesitamos, un bebé que rechaza un alimento o varios, suele ser por algo, no porque sea maleducado.

 

  • Todos hemos pasado por momentos en lo que hay comidas que nos gustan y nos apetecen y otras que no y todos de pequeños había cosas que no queríamos comer.

 

  • La comida no es una obligación, sino un momento de disfrute y placer.

Yo personalmente quiero niños normales, que se quieran y que sepan cuestionar y guiarse por su cuerpo, porque así tendremos adultos que no tengan miedo a los demás y que no se dejen llevar.

“En caso de bebés recién nacidos o pequeños, mal estado general, bebé enfermo, bebé que rechaza todos los alimentos o cualquier situación que te preocupe, no dudes en buscar ayuda. La solución nunca está en obligar a comer.

Aquí te dejo algunos artículos en prensa y en blogs, que nos hablan más sobre esto:

Y el 10 de Marzo apúntate a mi taller sobre alimentación y sueño en el niño de 12 meses a 3 años. Puedes ver toda la información aquí:

logoEscuelaInfantilSusPequenosPasos

Entradas recomendadas
Showing 6 comments
  • Juany M
    Responder

    Wao excelente información! Mil gracias..

    • admincuidadosycaricias
      Responder

      Gracias a ti por leerme y comentar 🙂

  • Mjo
    Responder

    Y si un bebé de 14 mees solo quiere alimentarse de pecho, pan integral con aceite, fresas y zumo de naranja??? Como lo hago?

    • admincuidadosycaricias
      Responder

      Hola Mjo, bueno hay varias cosas a tener en cuenta. Normalmente a partir de los 12 meses hay una crisis de lactancia, crecen y engordan más despacio y se sacian con el pecho, sin querer comer mucho más, pero luego vuelven a seguir comiendo. Es importante valorar cómo está el bebé, si está sano, va creciendo y engordando con normalidad, está activo y alegre. Y después es importante intentar ofrecerle alimentos ricos en hierro y que además le puedan gustar, puedes probar hamburguesas caseras de carne picada o de legumbres o albóndigas con alguna salsa que le guste y ver qué tal. Intenta restringir el zumo, le llena mucho y no aporta casi calorías, sólo azúcar, aunque sea natural. Y, si quieres, en ocasiones puedes probar a darle el pecho de postre y ver si así tiene más interés por la comida. Pero no te agobies, es normal.

  • Victoria paz
    Responder

    Que bueno el articulo pero me gustaria saber que prosedimiento se sigue en una sala cuna cuando estan recien integrandose es de mucha importancia para dejar tranquilos a muchos padres cuya unica opcion es llevar al niño a una sala cuna…

    • admincuidadosycaricias
      Responder

      Hola Victoria, es importante que siempre expliques a los padres que obligar a comer no está justificado en ningún caso. Desde los 6 a los 12 meses el alimento principal sigue siendo la leche y es lo que más les nutre y después de los 12 meses muchos niños están unos meses que quieren leche y poco más. Observar a los bebés e slo mejor. Ver si hay algo que llama la atención, que está mal o que no es normal y avisar a los padres para que puedan consultar al pediatra. Normalmente con ofrecer y dejar elegir es suficiente. En las salas cunas la comida es la que es y entiendo que no a todos les apetezca, en cualquier caso no es recomendable entrar en castigos, amenazas, etc. Si quieres sería un caso para verlo más en concreto en una asesoría.

Dejar un comentario