Las 10 claves para conseguir que tu lactancia materna sea un éxito

 En La alimentación del bebé de 0 a 3 años.

¿Demasiada información sobre lactancia materna y no sabes qué hacer? ¿Quieres que tu lactancia materna sea un éxito, pero tienes muchas dudas?

Normalmente podemos leer mucha información sobre cuidados del bebé y lactancia materna, pero a veces lo difícil es resumir y sintetizar todo eso que lees en unos pocos conceptos claves de los que luego poder ir tirando.

Hoy, te dejo aquí un resumen muy sencillo y claro en el que te voy a hablar de las que, yo considero que, son las 10 claves para conseguir que la lactancia materna funcione bien y podamos disfrutar de ella con nuestro bebé.

Las 10 claves de la lactancia materna

1. Empieza pronto, cuanto antes mejor

La mayor parte de bebés están preparados para mamar desde el momento en el que nacen y son capaces de llegar solos al pecho si se les deja encima del cuerpo de la mamá.

Esa primera hora de vida en la que el bebé está más despierto y activo es la ideal para dejar al bebé llegar hasta el pecho y que empiece a succionar.

Si por algún motivo te separan de tu bebé, ya sea por una cesárea o porque tu bebé tiene que ser ingresado, recuerda que lo ideal es comenzar a estimularse y extraerse leche lo antes posible hasta que puedas ponerte al bebé.

lactancia materna en recién nacido

2. Ofrece el pecho a menudo día y noche

Es importante hacerse a la idea de que las primeras semanas de vida del bebé, este necesita pasarse la mayor parte del tiempo en el pecho de la mamá.

Un bebé recién nacido tiene que hacer mínimo entre 8 y 12 tomas al día.

Olvídate del reloj y olvídate por completo de los mitos que dicen que:

  • El bebé mama cada tres horas.
  • Mínimo hay que esperar 2 horas entre tomas.

Todo esto es falso y la realidad es que:

  • Todos los bebés del mundo comen cuando lo necesitan (a demanda).
  • En recién nacidos, hasta que la lactancia esté establecida, nunca esperar más de 3 horas sin ofrecer al bebé.
  • Pueden comer cada dos horas, cada hora e incluso cada media hora, no pasa nada*.
  • No se va a empachar, solo succiona lo que necesita.

*Si consideras que pasa mucho tiempo en el pecho, no se sacia, no suelta el pecho o algo no te parece normal no dudes en consultar con personas especializadas y que podrán orientar.

3. Dar el pecho no tiene que doler ni producir grietas

La mayor parte de las veces las grietas y el dolor al dar de mamar al bebé están relacionadas con una mala postura y un agarre incorrecto del bebé.

Asegúrate siempre de que se cumple lo que nos explica esta imagen de Duérmete Hannibal:

agarre correcto lactancia materna

Si aún así sientes dolor al dar el pecho busca ayuda de un profesional de la lactancia materna que pueda ver también al bebé o aconsejarte otras posturas que te puedan ayudar ya que a veces también puede producir dolor el frenillo sublingual corto en el bebé.

Pero sobretodo NUNCA pienses que es normal y que hay que aguantar el dolor.

Es importante que tu bebé mame, pero no lo aguantes por miedo, dar de mamar sin dolor es completamente posible.

4. Permite que el bebé mame de un pecho hasta que lo suelte

Nada de eso de “10 minutos en cada pecho” ni tampoco “hay que ponerle en los dos pechos en la misma toma”.

El bebé necesita estar en un mismo pecho hasta que puede sacar la parte de la leche que tiene mayor composición grasa, que está más cerca del final de la toma y así también se sentirá más satisfecho.

Lo ideal es que le ofrezcas un pecho y ya luego si quiere más el otro y sino que dejes ese otro para la próxima toma.

5. A más succión, más producción

La leche se produce durante la toma del bebé, cuando esté empieza a succionar desencadena una respuesta en nuestro cerebro que activa la prolactina (producción de leche) y la oxitocina (eyección o salida de la leche) y la leche comienza a salir.

Además el bebé al mamar toma un componente de la leche que se llama FIL (Factor Inhibidor de la Lactancia) que indica al cerebro que ese pecho “se ha vaciado” y hay que producir más leche.

En total, cuanto más mamá y succiona y estimula el bebé, más leche se produce.

No hay que olvidar que el pecho no se vacía nunca por completo y que tampoco hay que esperar a sentirlo lleno para ponerse al bebé.

lactancia materna en bebés

6. Evita el chupete y las tetinas las primeras semanas

Evita cualquier forma de succión que pueda llevar al bebé a cerrar la boca cuando se ponga al pecho y a intentar succionar con la boca pequeña, como lo haría con tetinas o chupetes.

Espera al menos 3-4 semanas hasta que la lactancia esté completamente instaurada y el bebé succione bien sin hacerte daño.

7. El pecho es mucho más que alimento

Recuerda siempre que el bebé mama muchas veces como forma de calmarse y que eso no es malo, al revés es bueno, porque sigue activando la estimulación del pecho.

Muchas personas te dirán que “te usa el pecho de chupete”, pero ¿qué existió antes el pecho o el chupete?, ¿no será que la gente usa los chupetes para engañar?.

No es malo que el bebé succione o necesite ponerse al pecho para calmarse, la succión les ayuda a autorregularse y disminuye las hormonas del estrés y no solo eso, favorece el desarrollo neurológico.

lactancia materna claves

8. Cuídate y deja que te cuiden, bueno pide que te cuiden

Tú ya tienes bastante con el parto y con amamantar a tu bebé, dar de mamar no es lo que provoca estrés, lo que no puede ser es dar de mamar mientras hacemos las cosas de casa, la comida, cuidamos de otros hijos, hacemos la compra o recibimos visitas que quieren tomar café.

Lo que nos provoca este estrés no es el bebé, es el ritmo que quiere la sociedad que llevemos después de tener un bebé, un ritmo que no se adapta para nada a un recién nacido y una mamá.

Tú cuídate, descansa y disfruta amamantando al bebé y pide, pide a los demás.

Pide ayuda con la compra y las comidas, pide a tu pareja que se encargue del aseo del bebé y de cambiar pañales o de dormir al bebé.

Pide ayuda con la limpieza de la casa y con todo lo no imprescindible.

Di no a las visitas y si vienen que vengan no a coger al niño, sino a ayudar.

No dudes en decir que necesitas tiempo para darte un baño aunque sea a solas con tu bebé.

Sólo tienes que amamantar, descansar y disfrutar.

Pide y disfruta de ti y de tu bebé.

lactancia materna aranda

9. Busca un grupo de apoyo a la lactancia cercano

Cualquier grupo de apoyo a la lactancia podrá ayudarte a compartir tu experiencia y también a localizar profesionales que puedan ayudarte si lo necesitas.

10. Busca ayuda profesional a la mínima duda o dificultad

Aguantamos mucho, creemos que es normal sufrir, nos venden que es normal pasar por esto, que todas las mujeres lo hacen y pueden, que hay que saber, pero es mentira.

Hay miles de mujeres en el mundo sufriendo lo mismo que tú con miedo a pedir ayuda por creer que deberían poder hacerlo.

Las mujeres antes pasaban su maternidad en grupos, en tribus, en compañía de muchas familiares y vecinas en la misma situación, pero ahora no.

Ahora nadie te enseña nada de la lactancia, raramente lo ves en la calle o hablas de ello y la mayoría de pediatras ni siquiera se han actualizado y te dan información contradictoria.

Busca ayuda de una persona que verdaderamente te pueda ayudar, no dudes que disfrutar es tu derecho y te lo mereces.

 

 

 

Entradas recomendadas

Dejar un comentario