Los 5 pasos para preparar un biberón de forma correcta

 En La alimentación del bebé de 0 a 3 años.

¿Es necesario hervir siempre el agua al preparar un biberón? ¿Podemos dejar el biberón preparado para la siguente toma? ¿Qué pasa si preparo de más y sobra, lo puedo reutilizar después?Hacer un biberón parece una tarea sencilla y que todos conocemos, sin embargo, hay muchas cosas que pocas veces se explican y que cuando te metes en internet casi no consigues encontrar por ningún lado. Encuentras información contradictoria, errores comunes e incluso marcas de leche artificial con tutoriales que son erróneos.

Para hacerlo más sencillo te voy a explicar cómo podemos preparar un biberón de forma correcta en 5 sencillos pasos:

Los 5 pasos para preparar un biberón de forma segura:

1. Limpieza e higiene siempre:

Lo sé, parece obvio, pero es importante que tengamos en cuenta que a la hora de preparar o manipular cualquier alimento, debemos de vigilar siempre la higiene. Antes de empezar a hacer el biberón, es útil que nos aseguremos de que:

  • Los biberones y tetinas que vayamos a usar estén limpios y secos.
  • Las superficies donde vayamos a hacer el biberón estén limpias.
  • Nos hayamos lavado bien las manos.

2. Hervir el agua aunque sea agua mineral:

Siempre se nos explica que para hacer un biberón podemos usar agua del grifo hervida o agua mineral de mineralización débil y eso es correcto, pero es mucho más correcto si siempre se hierve el agua.

¿Por qué es más seguro hervir el agua?

Porque las leches en polvo no son estériles y pueden contener bacterias y microorganismos que sólo van a ser eliminados si mezclamos esa leche en polvo con agua que esté por encima de 70ºC.

3. Echar primero el agua en el biberón:

Siempre primero vamos a echar el agua, que ya hemos hervido, en la cantidad de biberón que queramos preparar. Si echásemos primero los cacitos de leche en polvo, la proporción de agua y leche ya no sería correcta. Si queremos preparar un biberón de 120 ml, echamos 120 ml de agua exactos.

4. Echar los cacitos de leche en proporción exacta:

30 ml de agua – 1 cacito raso de leche en polvo.

60 ml de agua – 2 cacitos rasos de leche en polvo….

Y así sucesivamente. Nunca se deben alterar las proporciones. Es falso que echar más cacitos vaya a ayudar al bebé a coger más peso, pero sí puede provocar una deshidratación grave. Y por supuesto, es falso que echar más agua vaya a quitar la sed, hidratar o ayudar en el estreñimiento. Las proporciones son las que necesita un bebé exactamente para su desarrollo correcto.

Consejo: si dudas de la cantidad de biberón que se tomará el bebé o quieres preparar más, siempre es mejor preparar 30 ml más, no hacer nunca medias. Aunque sobre un poco de biberón no pasa nada.

5. Mezclar bien, enfriar debajo del grifo y probar la temperatura:

Una vez que ya hemos hecho todo lo de antes, cerramos el biberón, mezclamos bien para que no haya grumos, ponemos debajo del grifo de agua fría para enfriar un poco y probamos la temperatura en el dorso de nuestra muñeca. Hasta que esté a una temperatura corporal de unos 36´5-37ºC.

EN RESUMEN:

  1. Nos lavamos bien las manos, limpiamos la mesa o la encimera donde vayamos a preparar el biberón y nos aseguramos de que tanto el biberón como la tetina estén bien limpios.
  2. Hervimos agua del grifo o agua mineral en un cazo o una tetera y lo echamos en el biberón en la cantidad exacta que queremos preparar.
  3. Dejamos enfriar muy poquito, hasta que el agua esté aproximadamente a 70ºC y echamos los cacitos de leche en polvo que necesitamos.
  4. Cerramos el biberón y mezclamos bien.
  5. Enfriamos un poco debajo del grifo hasta que esté a una temperatura agradable.
  6. Ya está preparado para dárselo al bebé.

Algunos errores frecuentes:

  • Preparar el biberón y dejarlo hasta la siguiente toma o llevarse el biberón preparado. Si sales de casa lo mejor es llevarte sólo el agua y mezclarlo con la leche en polvo justo antes de dárselo al bebé.

 

  • Calentar el biberón en el microondas: no es seguro ya que puede provocar quemaduras, el microondas calienta de forma desigual.

Biberón en microondas

  • Aprovechar la leche que sobró en la toma anterior. Como ya he explicado, el riesgo de dejar un alimento preparado es muy alto ya que según van pasando minutos van creciendo más microorganismos. La leche que sobra de una toma siempre la debemos tirar.

Si quieres más información fiable y actualizada sobre la preparación segura de biberones y la alimentación en la primera infancia, quizá te interese ver la Guía de Alimentación en la Primera Infancia de la Generalitat de Cataluña.

No dudes en escribirme y consultarme cualquier duda y en hacerme llegar a mí y a otras mamás todas esas recomendaciones erróneas que circulan por internet.

Entradas recomendadas

Dejar un comentario