El ABC de las gastroenteritis en bebés y niños

 En Pequepedia

¿Qué podemos hacer si un niño tiene diarrea? ¿Y si tiene vómitos? ¿Es necesario dar dieta blanda? ¿Cuándo deberíamos ir al pediatra o a urgencias?

Llega la maravillosa primavera y con ella han empezado a surgir ya las primeras gastroenteritis tanto en bebés y niños como en adultos.

Con tantos casos es normal que las llamadas y los mensajes preguntando dudas no me dejen de llegar últimamente, así que me he decidido a hacer una especie de resumen que incluya todo lo que necesitamos saber sobre las gastroenteritis.

Además, como ya sabéis, una de mis misiones más importantes es ir desterrando mitos y creencias y, cómo no, las gastroenteritis también están rodeadas de ellos.

Vamos allá:

¿Qué es una gastroenteritis?

Se le conoce también como gastroenteritis aguda o GEA y se trata de una inflamación del estómago y los intestinos.

¿Qué síntomas produce una gastroenteritis?

La ESPGHAN (European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition) y la ESPID (European Society for Paediatric Infectious Diseases) definen las gastroenteritis como:

Aumento de la frecuencia de las deposiciones (3 o más de 3 en 24 horas) de consistencia líquidas o semilíquidas que puede ir acompañado de vómitos, fiebre y/o retortijones.

Básicamente lo que quiere decir es:

  • DIARREA MAYORITARIAMENTE
  • Vómitos (que pueden acompañar a la diarrea o aparecer solos).
  • Otras: fiebre o retortijones.

¿Cuál es la causa de la gastroenteritis?

La principal causa de las gastroenteritis en bebés y niños son los VIRUS.

Entre los virus causantes de las diarreas, el más común en bebés y niños pequeños es el ROTAVIRUS, aunque también pueden afectar otros como el adenovirus.

En menor número de ocasiones, la gastroenteritis puede estar causada por bacterias, como la salmonella o parásitos.

¿Cuánto suele durar?

Pues la mayor parte de la bibliografía coincide en que las gastroenteritis en bebés y niños duran una media de 6-8 días y no suelen durar nunca más de 14 días.

En conclusión, sabemos que la GEA es:

Inflamación del estómago y los intestinos del niño/a.

Aguda, ya que dura entre 6 y 8 días.

Provocada mayoritariamente por un VIRUS.

Que puede provocar diarrea y/o vómitos.

Y que en ocasiones va acompañada de retortijones o fiebre.

¿Qué podemos hacer si tiene gastroenteritis?

Para saber lo que podemos hacer o no hacer en caso de una gastroenteritis, lo mejor es diferenciar según la edad y los síntomas que tenga.

Aún así tenemos que tener una idea clave que no se nos puede olvidar:

Nuestra misión no es parar los síntomas

Muchas veces nos obcecamos en quitar los vómitos o parar la diarrea, pero nos olvidamos de que ambos son mecanismos del cuerpo para liberarse de los virus o bacterias que tenga.

Nuestros objetivos son:

  • Mantener al niño/a cómodo en todo momento e intentar que se encuentre lo mejor posible.
  • Evitar que se deshidrate.

Nuestra misión es evitar una deshidratación

Lo más importante es que su cuerpo haga su trabajo y que nosotros nos aseguremos de que está en todo momento bien hidratado o sepamos detectar a tiempo cualquier signo de deshidratación, aunque sea leve.

¿Qué signos pueden indicar que está deshidratado/a?

  • Está apático/a o muy poco activo/a, muy somnoliento/a o decaído/a.
  • Hace poco pis o nada de pis o el pis es muy oscuro o con olor muy fuerte.
  • Tiene la fontanela hundida.
  • Ojos muy secos o llora sin lágrimas.
  • Lengua seca y pastosa.
  • Aparece pliegue en la piel (esto quiere decir que al coger un pellizco de piel está no vuelve a su sitio de forma normal, sino que permanece un rato haciendo un pliegue).

¿Qué hacemos para que no se deshidrate?

Pues es lo mismo que decía antes, sabiendo que nuestro objetivo es evitar que se quede sequito/a, nuestra actuación depende un poco de lo que le pase en ese momento.

Por ello voy a dividirlo según la edad y los síntomas:

Si sólo tiene diarrea, pero no vómitos

Se entiende por diarrea, cuando el niño/a hace caca muchas más veces de lo normal y encima son líquidas o semilíquidas.

Bebé menor de 6 meses con lactancia materna exclusiva

Los bebés menores de 6 meses y que toman solo leche materna hacen muchas deposiciones al día y de consistencia semilíquida o líquida.

En este caso, la diarrea se diferencia porque las cacas serán mucho más abundantes y todavía más frecuentes, saliéndose incluso por fuera del pañal.

Además el color posiblemente puede cambiar y tener un tono más verdoso.

¿Qué podemos hacer?

  • Pecho a demanda: lo mejor será seguir ofreciendo al bebé el pecho a demanda como se venía haciendo hasta ese momento, incluso ofrecerle pecho más frecuentemente para reponer pérdidas.
  • Observar si aparecen signos de alarma*.
  • Observar si aparecen signos de deshidratación.
  • Está contraindicado dar agua y en principio no es necesario dar Soluciones de Rehidratación Oral.
  • En ningún caso se deben dar zumos ni infusiones.

Bebé menor de 6 meses con lactancia artificial

En el caso de los bebés que tienen menos de 6 meses y son alimentados con leche de fórmula, lo más recomendable es que sigan tomando leche de fórmula como hasta ese momento.

No será necesario forzar a tomarse un biberón entero, pudiendo ser más útil si le ofrecemos las cantidades que quiera pero muchas más veces, por ejemplo cada vez que haga una deposición y además a demanda.

En ocasiones se ha podido leer o te han podido recomendar que diluyas más el biberón con más agua y menos cacitos, pero realmente tras varios estudios se ha visto que eso no sólo no mejora los síntomas, sino que además disminuye la cantidad de nutrientes y bajan más de peso.

Con lo cual lo mejor será:

  • Leche de fórmula a demanda e intentando reponer pérdidas.
  • Observar si aparecen signos de deshidratación.
  • Observar si aparecen signos de alarma*.
  • En ningún caso se deben dar zumos ni infusiones.

bebé mamando

Bebés y niños/as mayores de 6 meses

  • Ofrecer agua y líquidos frecuentemente.
  • Evitar zumos azucarados o bebidas isotónicas.
  • Podemos ofrecer Soluciones de Rehidratación Oral Infantiles de venta en farmacias.
  • Evitar hacer nosotros nuestros propios sueros en casa.
  • Ofrecer la alimentación de forma normal.

mamá dando biberón a un bebé

EVITA LAS DIETAS BLANDAS Y ASTRINGENTES

No sólo no son efectivas, sino que además pueden ser peligrosas ya que disminuyen mucho el contenido calórico de la alimentación.

Son numerosos los estudios que están valorando los efectos secundarios de las dietas astringentes o blandas y se ha visto que incluso podrían ser las causantes de mayor inflamación del intestino posterior a la gastroenteritis.

Lo mejor será evitar alimentos muy azucarados y ofrecer al niño/a los alimentos que le apetezcan y le gusten.

No necesitamos hacer arroz blanco, patata, manzana cocida ni nada por el estilo y tampoco es necesario forzarle a comer.

Si le apetece leche pues leche, si toma mucho pecho o biberón y menos sólidos, pues perfecto.

Se trata de que estén cómodos y no se deshidraten, pero no se trata de hacérselo pasar mal de forma innecesaria.

¿Qué hacemos en caso de que tenga vómitos?

En caso de vómitos es distinto.

Tanto en bebés como en niños/as más mayores, tenemos que seguir estas recomendaciones:

1. Un tiempo sin tomar nada

Lo mejor será esperar durante unos 30-45 minutos de reposo digestivo antes de empezar a hidratar.

2. Luego Sueros de Rehidratación Oral poquito a poco

Lo ideal sería ofrecer una preparación de farmacia de Suero Oral Infantil muy poco a poco.

5 o 10 ml o una cucharada sopera cada 10-15 minutos durante 3-4 horas

Podemos ir aumentando el ritmo poco a poco, pero hay que evitar darle un sorbo grande ya que podría volver a empezar a vomitar.

Si durante 3-4 horas no ha habido vómitos:

3. Comenzar a ofrecer la alimentación que le vaya apeteciendo

Ya veis que insisto en OFRECER, no obligar y en que le vaya apeteciendo, no hacerle comer nada que no le guste.

Tan sólo será preciso que restrinjamos las bebidas azucaradas o alimentos muy azucarados.

Los mitos más extendidos

1. Dar Aquarius, Coca-Cola sin gas o bebidas isotónicas

Todas estas bebidas, igual que los zumos, tienen muchos azúcares y no tienen las sales minerales que perdemos en una diarrea o vómitos.

Los Sueros de Rehidratación Oral Infantiles de farmacia contienen las cantidades exactas de sales minerales que hay que reponer para evitar alteraciones.

Además a más azúcar posiblemente más diarrea después.

2. Restringir alimentos o dar dietas blandas o astringentes

Como ya decía más arriba, no sólo no mejoran la gastroenteritis, si no que además pueden ser peor a largo plazo.

No necesitamos dejarle solo a arroz blanco, manzana asada, pechuga de pollo o membrillo.

3. Dar medicamentos para parar la diarrea o los vómitos

En ningún caso parar la diarrea está recomendado, el virus, la bacteria o el parásito no podrán ser expulsados y hay mucho riesgo de sobreinfección.

Tampoco es recomendable auto-medicar en ningún caso.

Si de verdad la diarrea o los vómitos requieren tratamiento, tendrá que ser pautado y vigilado por una persona especialista en pediatría.

Ideas sin consenso o en estudio

Actualmente se habla mucho del uso de probióticos así como de las dietas sin lactosa.

Puede ser eficaz, pero aún hay mucha controversia y en ningún caso se debería abusar de los probióticos de forma rutinaria.

¿Cuándo deberíamos ir a urgencias o al pediatra?

Siempre que detectemos el mínimo signo de deshidratación o que vosotros lo consideréis necesario, lo mejor será que consulteis sin ningún miedo.

Es importante que aprendamos a distinguir cuando la situación es más urgente o menos, así que aquí te dejo una lista con signos de alarma que nos tienen que llamar la atención.

SIGNOS DE ALARMA

  • Tiene menos de 3 meses y ha vomitado dos o más tomas.
  • Tiene menos de 3 meses y la diarrea es persistente.
  • Es menor de 3 meses y tiene fiebre asociada a la diarrea o los vómitos.
  • Los vómitos son muy frecuentes o persistentes.
  • Está adormilado, muy decaído, somnoliento o muy irritable.
  • Aparecen vómitos verdosos, con sangre o que parecen posos de café.
  • No tolera sólidos ni líquidos y vomita aunque no tome nada.
  • No eres capaz de darle líquidos al mismo ritmo que pierde.
  • Aparece diarrea con sangre o cacas muy negras.
  • Le duele mucho la tripa.

Te dejo aquí algunos enlaces sobre el tema:

Si quieres saber más sobre primeros auxilios:

No te pierdas los cursos presenciales y online sobre primeros auxilios.

Este sábado día 8 de Abril en Madrid prevención de accidentes y primeros auxilios.

Puedes ver los próximos cursos aquí.

Últimas entradas

Dejar un comentario