Los 15 grandes mitos de la lactancia materna

 En La alimentación del bebé de 0 a 3 años.

¿Los bebés necesitan esperar 3 horas para volver a tomar el pecho? ¿Es normal que dar el pecho duela? ¿Hay alimentos de la madre que provocan gases en el bebé?

La importancia de la leche materna

La leche materna es el mejor alimento y el más nutritivo para cualquier bebé.

Se sabe que dar lactancia materna tiene muchos beneficios tanto para el bebé, como para la madre e incluso para el medio ambiente.

Pero sin embargo dar el pecho está rodeado de mitos y tabúes, muchos de ellos aún frecuentes en nuestra sociedad.

Aquí he querido hacer una selección de los 15 mitos de la lactancia materna que más veces he oído y sigo oyendo.

¿Cuál es nuestra misión?

DESTERRAR TODOS LOS MITOS A TRAVÉS DEL CONOCIMIENTO.

Los 15 grandes mitos de la lactancia materna

1. “Los bebés deben mamar 10 minutos en cada pecho”

Es similar a:

  • “Debe de tomar de los dos pechos en una toma.”
  • “Hay que ofrecerle los dos pechos siempre.”
  • “Hay que cambiarle de pecho a mitad de la toma.”

Pues nada más lejos de la realidad.

Al principio de la toma de pecho el bebé saca la leche con mayor contenido en agua, proteínas e hidratos de carbono y según va avanzando la toma saca la parte más grasa y calórica de la leche.

Cada bebé lleva su ritmo, depende de la succión, agarre, tamaño de la boca, fuerza, etc.

Restringir el tiempo en cada pecho puede provocar que el bebé no saque la parte más grasa de la leche y tome más lactosa, lo cual le puede provocar gases y molestias en la tripita.

Además, los bebés las primeras semanas de vida necesitan más tiempo para mamar ya que se duermen, se cansan y después siguen.

A la mayoría con 10 minutos no les basta.

Hay que dejarles que “terminen” un pecho, que se sacien y luego si crees que quiere más ofrecerle el otro.

A la toma siguiente siempre lo mejor es comenzar por el pecho que no ha tomado la anterior vez.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

2. “Es necesario esperar mínimo 2 horas entre toma y toma”

O cosas similares como:

  • “Los bebés tienen que mamar cada tres horas.”
  • “Tienes que dejarle que el estómago descanse.”
  • “Hay que esperar a que haga la digestión mínimo 2 horas.”
  • “En menos de dos horas no puede tener hambre,eso es vicio.”

Pues tampoco, ya sabemos que los bebés comen A DEMANDA SIEMPRE.

Muy pocos bebés maman cada 3 horas y mucho menos mantienen siempre el mismo horario.

La leche materna, por su composición, se digiere muy fácilmente, unos 20 minutos aproximadamente.

Además el estómago de los bebés es muy pequeño y necesitan hacer muchas ingestas pequeñas al día.

Es imposible seguir un ritmo fijo y además eso impide que la lactancia materna se pueda mantener de forma correcta.

Un bebé recién nacido debería mamar como mínimo entre 8 y 12 veces al día.

Hay bebés que pueden pedir cada hora por la noche y cada 4 horas por la mañana.

Otros bebés hacen tomas casi horarias por el día y por la noche duermen más.

E incluso el mismo bebés cambia mil veces su patrón según sus necesidades, épocas de crecimiento, molestias, etc.

¿Pero acaso nosotros no comemos a demanda?

Yo al menos como cuando tengo hambre y no digo:

-“Espera que como he tomado el vermú y unas aceitunas, tengo que esperar ahora 2 horas para tomar la comida.”

El estómago no tiene que descansar, igual que el corazón o los pulmones no descansan.

Nosotros nos pegamos una comilona y ya no cenamos ese día, porque no tenemos hambre.

pero un bebé toma lo que necesita a cada momento, justo lo que necesita.

Además el pecho es mucho más que alimento.

También hidrata, quita la sed, ayuda al bebé a calmarse, le tranquiliza, le acerca a mamá y muchas cosas más.

3. “Hay que espaciar las tomas para que se llene el pecho”

El pecho no se llena y se vacía y tarda en llenarse otra vez.

El pecho a más succión, más producción.

Nunca se vacía del todo, al revés, cuando el bebé succiona sale leche, cuando para de succionar la leche deja de salir.

Cuánto más vacía el pecho, la hipófisis recibe la señal de que hay que producir más leche, pero si esperas mucho entre toma y toma pues el pecho recibe la señal de que hay que producir menos leche.

Además la leche contiene una sustancia que se llama Factor Inhibidor de la Lactancia (FIL)

Si el bebé “vacía” el pecho, es decir hace una toma eficaz, saca el FIL y el cerebro produce más leche.

Pero si el FIL se queda dentro del pecho, la señal es de producir menos leche, es decir, inhibir la lactancia.

4. “Es normal que dar el pecho duela”

No, para nada, dar el pecho no tiene porque ser doloroso.

Es cierto que a veces salen grietas y duele, pero eso siempre tiene una causa y nunca es normal ni hay que aguantar.

Es importante valorar varias cosas:

  • La boquita del bebé.
  • La postura para mamar.
  • El agarre al pecho.
  • La succión.

La inmensa mayoría de las veces, las grietas y el dolor se solucionan ayudando a la mamá a colocar al bebé correctamente o abriendo un poquito la boca del bebé y haciendo un buen agarre.

El bebé tiene que agarrar el pecho con la boca bien abierta, los labios evertidos y cogiendo parte de la areola.

Es imprescindible que se lleve la mayor parte de areola y de pezón hacia su paladar blando y que saque la lengua para “ordeñar” y así no morder o apretar.

En otras ocasiones el causante del dolor es un frenillo sublingual corto en la boca del bebé o un bebé demasiado separado del pecho.

Sea como sea, nunca tienes que pasarlo mal.

Si tienes dolor al dar el pecho busca ayuda de un buen especialista inmediatamente o acude a un grupo de ayuda a la lactancia materna.

Recuerda:

Dar el pecho no sólo no tiene que doler, sino que puede ser hasta placentero.

5. “Si tomas alimentos que dan gases, pueden entrarle gases al bebé”

Difícil, sinceramente lo veo muy difícil.

Aún no he conseguido entender el mecanismo por el cual el aire sale por el pecho de la madre.

Igualmente no es siempre necesario sacar los gases a un bebé que toma pecho.

Por supuesto, todas las mamás podéis comer ajo, garbanzos, coliflor, brócoli y lo que os guste.

Según la Asociación Española de Pediatría:

“Ningún alimento consumido por la madre provoca gas en la leche o en el niño.”

Sólamente en casos muy concretos se puede recomendar a la madre retirar temporalmente ciertos alimentos como la leche de vaca o el huevo.

Se ha podido comprobar que pueden pasar a la leche ciertas fracciones de la proteína y afectar a bebés que sean alérgicos o intolerantes a esos alimentos.

6. “Si das el pecho no puedes tomar medicamentos”

Al contrario de lo que se piensa muy pocos medicamentos contraindican con la lactancia materna.

Una mamá no tiene porque estar aguantando síntomas o dolores por miedo cuando no es justificado y no hay necesidad.

Siempre puedes pedir que te receten una medicación compatible con la lactancia.

¿Dónde podemos consultar la compatibilidad?

logo-sombra

En está página puedes consultar cualquier medicamento, crema e incluso infusión.

Hay muchos medicamentos compatibles con la lactancia, que no te hagan pasarlo mal sin motivo.

7. “El bebé necesita biberón hasta que te suba la leche”

Una de las cosas que más escuché durante mi tiempo de neonatos fue está.

Parece ser que existe la creencia de que el calostro no alimenta o que no es leche.

El calostro es leche y tiene una composición muy especial para las necesidades del bebé que acaba de nacer.

No solo es suficiente para alimentarlo, sino que es perfecto.

Es posible que los primeros días el bebé demande mucho, su estómago es minúsculo y necesita estimular una gran subida de leche.

Es por eso que pasará la mayor parte del tiempo succionando o en el pecho.

Esto no quiere decir que no le alimente, quiere decir que hace lo que necesita hacer en ese momento.

8. “Hay muchas mujeres que no tienen suficiente leche”

La realidad es que un 95-97% de las mujeres tienen una buena producción de leche.

Hay muy pocas mujeres con una falta de leche o sin producción de leche real.

Se estima que entre un 2-3% podrían tener una baja producción por causas concretas, pero siempre es la excepción que confirma la regla.

Por supuesto nada de lo siguiente es verdad:

  • “Mi madre no tuvo leche, entonces yo tampoco.”
  • “La falta de leche viene de familia.”

Hay algunas causas como el hipotiroidismo, el SOP o la hipoplasia mamaria, que pueden provocar una hipogalactia real, pero siempre son casos muy concretos y tienen que ser diagnosticados.

La mayoría de las veces la falta de leche o poca leche es una percepción subjetiva dada por:

  • “El bebé no se sacia.”
  • “El bebé pide muy frecuentemente.”
  • “Me noto el pecho blando.”

Y la causa la mayoría de veces se soluciona con un poco de apoyo, información y ayuda.

9. “Si el bebé no coge bien de peso es que tu leche no es de buena calidad”

O cosas como:

  • “Tu leche está aguada.”
  • “Parece que en está casa todas hemos tenido una leche mala.”
  • “Tu leche no le alimenta.”

Todas las leches de todas las mamás son perfectas

No existen leches aguadas, todas las leches maternas tienen los componentes necesarios para cada bebé y la calidad no varía dependiendo de cada mujer.

Incluso en mujeres con una alimentación deficiente, la calidad de la leche es buena.

Es tan sencillo como saber que la leche cambia su composición calórica según el bebé aumenta de edad e incluso la leche de un bebé prematuro estará preparada para él.

Si el bebé no coge peso hay que valorar todo lo que hemos dicho antes:

  • ¿Se despierta para mamar?
  • ¿Con cuánta frecuencia hace las tomas?
  • ¿Hay dolor al mamar?
  • ¿Hace pis y caca?
  • ¿Cómo son las tomas?

La causa en ningún caso es la calidad de la leche de la mamá, no lo dudes NUNCA.

10. “La madre tiene que beber muchos líquidos para producir más leche”

Es cierto que una mamá que da el pecho tiene más sed, pero obligarla a beber más líquidos nunca va hacer que produzca más leche.

En todo caso hará más pis, pero nada más.

Tampoco aunque los líquidos sean lácteos o infusiones o cerveza.

bebé mamando

11. “En caso de mastitis lo mejor es no dar el pecho”

Al revés y siempre al revés.

En caso de mastitis lo más importante es que el bebé vacíe bien el pecho para que no se acumule más leche.

Es importante que alguien atienda correctamente a la mamá y le ponga el tratamiento necesario.

Con más razón, el bebé tiene que mamar del pecho que tiene la mastitis.

Hay que colocar al bebé frecuentemente para que libere la inflamación y la obstrucción.

Nunca dejes que nadie te diga que no des el pecho, no vas a infectar al bebé, no le va a pasar nada malo, peor no vaciar el pecho puede ser muy peligroso.

12. “Si tienes el pezón plano o invertido no puedes dar el pecho”

Los bebés para mamar necesitan coger una buena porción de la areola que es donde se encuentran los alvéolos que acumulan la leche.

Los bebés no maman del pezón y la leche no está en los pezones.

Es cierto que una mamá con pezón plano quizá puede necesitar en un momento dado atención, apoyo o ayuda o quizá no.

Si tu caso es un pezón plano e invertido y tienes dificultades no dudes en buscar una buena ayuda, peor no pienses que eso te impedirá tener una lactancia exitosa.

13. “Si está en el pecho tiene que ser comiendo, no puede usar la teta de chupete”

Pues para nada, primero que yo sepa fue la teta y luego el chupete.

En todo caso somos nosotros los que queremos que use un chupete como teta, pero no al revés.

Los bebés pasan mucho tiempo realizando lo que se llama succión no nutritiva y tiene varias funciones:

  • Estimula al pecho para producir más leche.
  • Ayuda al bebé a relajarse, disminuir el estrés y sentirse más seguro.

En neonatos, se usa la succión no nutritiva con los bebés para disminuir el dolor y la ansiedad y conseguir un buen desarrollo neurológico.

Es vital la succión no nutritiva.

Esto no implica que tengas que tener a tu bebé en la teta todo el tiempo, si tú no quieres, pero al menos que nadie te diga que estás haciendo algo malo.

14. “A partir de unos meses la leche materna ya no alimenta”

Se dice mucho eso de que a partir de los 12 meses la leche materna ya no alimenta al niño/a y que eso es vicio.

Pues no, la leche materna aumenta las calorías con la edad del bebé.

Con 12 meses las calorías son mayores aún que con 6 meses y puede seguir siendo un alimento perfecto para el lactante, sin necesidad de dar leche de vaca.

Lo mismo para con la alimentación complementaria, se cree que un puré o una papilla alimentan más al bebé que la leche.

Aquí te dejo un enlace a un artículo que escribí sobre esto:

Un puré de verduras o de frutas siempre tiene menos valor nutricional que la leche materna, incluso aunque lleve carne o pescado.

15. “No se debe despertar al bebé para darle de mamar”

Pues depende, un bebé recién nacido muchas veces necesita que se le despierte y se le estimule para mamar.

Como he dicho antes, un bebé tiene que hacer mínimo entre 8 y 12 tomas diarias.

Cuando decimos a demanda, siempre tenemos que especificar que al principio tenemos que estar seguros de que el bebé hace tomas eficaces.

En algunas ocasiones puede ser que se duerma al pecho por falta de fuerza y no coma suficiente, entonces le cueste más despertarse y así entrar en un círculo vicioso.

Una vez que la lactancia está instaurada y el bebé está bien, no será necesario despertarlo para mamar, pudiendo respetar sus horas de sueño.

Recuerda:

Olvida el reloj, abandona los prejuicios, no te dejes llevar por los mitos y haz siempre lo que sientes.

 

 

Entradas recomendadas

Dejar un comentario