Lo que casi nadie te cuenta sobre los cólicos del bebé

 En Masaje Infantil y Porteo Seguro, Pequepedia

¿Sabías ya que los cólicos, como nosotros los entendemos, realmente no existen? ¿Sabías que eso que llamamos cólicos no pasa en algunas culturas?

¿Qué son los cólicos?

En nuestra cultura, los cólicos se diagnostican y se definen así:

“Episodios de llanto en el bebé, menor de 3 meses, que dura 3 o más horas al día durante al menos 3 semanas.”

Sabemos que se dan sobre todo por la tarde, a últimas horas de la tarde y sabemos que son repentinos e intensos y que cuesta bastante calmar al bebé.

Es fácil leer esto en internet y en los libros y es fácil encontrar distintos métodos para ayudar a calmar los cólicos, pero hay ciertas cosas que casi nadie explica o cuenta sobre ellos y que yo creo que son muy importantes.

Bebé llorando en brazos de su madre

Lo que casi nadie te cuenta sobre los cólicos del bebé…

1. Los cólicos, como nosotros los entendemos, no existen

Ya, me he debido de volver loca o eso estaréis pensando.

La mayoría estará diciendo, “claro está chica no ha estado en casa cuando mi bebé tenía cólicos”.

Tranquilas, voy a explicar lo que quiero decir.

Es cierto que algunos bebés tienen esos episodios de llanto inconsolable, por las tardes principalmente, que parece que les molesta algo y que son imposibles de calmar.

Sí, claro que existe y que pasa, pero no son cólicos como tal.

Para que me entendais bien lo que quiero decir, os pongo la definición de cólico:

Cólico
nombre masculino
  1. 1.
    Dolor en el vientre que es agudo, intermitente y espasmódico, y es debido a las contracciones de los músculos que rodean al órgano afectado.
    “el cólico suele ir acompañado de vómitos y diarrea”
  2. 2.
    Dolor que es debido al cierre o a la oclusión de los conductos de un órgano interno.
    “cólico biliar; cólico nefrítico”.

Cualquier bebé o cualquier niño pequeño y grande, igual que los adultos, podemos tener en alguna ocasión un cólico real.

Sí es posible que un día te siente mal algo, tengas un virus o el niño tenga gases y eso le provoque dolor y llanto, pero no hay forma de demostrar que realmente todas las tardes, hasta los tres meses, durante 3 horas o más un bebé tenga cólicos.

2. No se conoce aún la causa real del llanto

Hay muchas teorías al respecto, pero aún hay poco consenso sobre ello.

  • ¿Inmadurez digestiva? Hay teorías que apoyan que la causa del llanto es una inmadurez digestiva del bebé, que le provoca las molestias, debido a gases, estreñimiento, etc.

 

  • ¿Intolerancias alimentarias? Hay teorías que barajan una posible intolerancia del bebé a algún alimento de la mamá, si toma pecho, o a la leche de vaca si toma biberón.

 

  • ¿Terapia cráneo sacral? Hay otras teorías que hablan de la mejoría del llanto a través de terapias que trabajan sobre el cerebro y los huesos, sobretodo sobre ciertos pulsos que se liberan.

 

  • ¿Estrés del bebé? Muchas teorías, cada vez más, hablan sobre la posibilidad de que el llanto se deba al estrés acumulado o el exceso de estímulos.

Como vemos, hay muchas teorías y muchas posibilidades.

Hay personas que hablan de falta de contacto, apego, reflexología podal, etc…

¿Cuál es mi opinión?

Pues que no sé exactamente cuál será la causa, pero que estoy segura de que cada bebé es distinto y cada familia también y todos tenemos unas características particulares.

Cada uno necesitamos cosas distintas.

Me cuadra bastante que una de las principales causas sea el estrés, pero también hay niños que tienen gases o estreñimiento o reflujo y eso es bastante molesto.

Observa y escucha al bebé, el tiempo de llanto, cómo se mueve y cómo se calma o cuándo se pone peor y seguro que tú podrás entender la causa que le provoca ese llanto a tu bebé.

3. Las mamás no sois culpables de los “cólicos”

No, de ninguna forma ninguna mamá es culpable de que el bebé tenga “cólicos”.

Si de verdad estás muy nerviosa y estresada y crees que eso puede estar afectando al bebé, no te culpes, tú también necesitas ayuda.

Hagas lo que hagas en cada momento, seguro que es lo mejor que puedes hacer con las herramientas que tienes.

Grábate esto:

  • Es normal ponerte nerviosa al oír llorar al bebé.
  • Es normal que a veces no puedas calmarlo.
  • No has hecho nada mal.
  • No es tu culpa sentirte triste y cansada.
  • Es normal sentir impotencia.

4. El llanto es su única forma de comunicarse

¿Por qué tenemos ese concepto de que es mejor el bebé que no llora?

El llanto para los bebés es su única forma de comunicarse.

Pues sí, no saben hablar y su única forma de contar lo que les pasa es llorando.

Ya sea estrés, molestias, incomodidad, cansancio, sueño o que quiere estar en brazos, su única forma de decírtelo es llorando.

Es importante saber que no siempre que llora quiere decir que le vaya  a pasar algo malo.

Sí, claro que siempre hay que atender al llanto y claro que siempre que llora tiene derecho a ser escuchado y NO, no digo con esto de que no le pasa nada malo, que lo haga para fastidiar, manipular o conseguir algo a cambio.

Me refiero a que no necesariamente tiene que estar enfermo y lo digo para todas esas mamás a las que el llanto les carga de angustia.

Tómate un momento, respira, cálmate y busca ayuda si lo necesitas.

A veces, puede ayudar dejar al bebé en brazos de otra persona que se encuentre más tranquila en esos momentos y no pasa nada, no eres culpable ni mala madre.

5. Sostener, mecer, escuchar y estar ahí es importante

¿Y si el objetivo deja de ser hacer desaparecer el llanto?

Muchas veces, igual que los adultos, el bebé necesita esos ratos para soltar todo lo que tenga acumulado y para ser escuchado y querido, sin más.

Quizá tardes un poco en poder calmarlo, pero necesita saber que estás ahí, que le sostienes, meces, cuidas y quieres y lo necesita más incluso que el buscar millones de posturas, técnicas y soluciones.

Con esto no quiero decir que el resto de técnicas no ayuden, todo puede ayudar, depende de cada caso.

Pero quizá el truco está en no obsesionarnos con la causa y la solución y escuchar al bebé.

Si nos perdemos en culpabilidades, soluciones, teorías y profesionales, es posible que nos pongamos mucho más nerviosos.

Ya sé que un bebé llorando puede ser muy angustiante, pero lo es mucho más, si nuestra cabeza no para de pensar y más si nos sentimos culpables.

6. Es cierto que en muchas culturas esto no existe

Pues sí, es cierto que en muchos lugares, este tipo de episodios, en los bebés, no se conocen.

¿Por qué?

Es lo mismo que explicaba antes. Hay muchas teorías.

Yo estoy completamente de acuerdo en que el contacto para los bebés es vital y que un bebé nace muy inmaduro y necesita contacto continuo para sentirse seguro.

Pero yo creo que esto depende de muchos factores.

No sirve con decir sólo “crianza respetuosa” o “crianza con apego”, porque hay millones de factores alrededor.

Una mamá o un papá no pueden respetar a su bebé y sus hijos/as si no se respetan.

Necesitamos saber ir más lentos, conectar más con lo que sentimos y con nuestras necesidades, querernos, conocernos y liberarnos del qué dirán y de las expectativas y estoy convencida de que eso sí puede ayudar a acabar con los “cólicos”.

Y por último: todo pasa…

Aunque parezca imposible pasará y un día ni nos acordaremos casi de esto.

¿Cuáles son mis trucos para esos momentos de “cólicos”?

  • Confía en que todo va a estar bien.
  • Confía en ti y en tu instinto y también confía en el bebé.
  • Olvídate de controlarlo todo, es imposible, date margen.
  • Pide ayuda sin miedo, tienes derecho a no poder más.
  • Mira la situación desde fuera, con otra perspectiva, relativiza todo un poco.
  • Ponle un poco de humor. Ríete, con cariño, de ti misma y de todas las cosas que has probado para calmar al bebé.
  • Deja de pensar en la causa y abandona la culpabilidad.
  • Ten mucha paciencia.
  • No pienses más allá de cada momento, céntrate en el presente.

¿Algo que pueda ayudarnos con el bebé?

  • Masajes.
  • Porteo.
  • Brazos, muchos brazos.
  • Tranquilidad.
  • Succión (pecho o chupete).
  • La lactancia.
  • Terapias complementarias.
  • Movimientos lentos y mecer…

*Hagas lo que hagas asegúrate siempre de que tanto el bebé como tú seáis respetados e informados.

*Si eliges las terapias complementarias o los tratamientos naturales, pide siempre toda la información que necesites para tomar la decisión.

Recuerda que lo haces siempre lo mejor que puedes y que tu bebé también. Ambos sois perfectos y todo se va a solucionar.

Debido a los comentarios sobre el artículo:

Insisto, no digo que los bebés no lo pasen mal y no existan esos episodios de llanto inconsolable y que no haya que calmarlos.

Digo que no pueden enmarcarse como cólicos y ya está, la mayoría de veces no son cólicos realmente y la causa para cada bebé es otra.

Falta mucho por investigar y doy trucos para ayudarte como mamá a sentirte bien y para ayudar a tu bebé.

Quizá te puede interesar:

 

Entradas recomendadas
Showing 2 comments
  • Johana Rios
    Responder

    La verdad este artículo está mal, desinforma a las mamás y no representa a las mamás que vivimos y padecimos este tema, NO SON UNA FARSA, EXISTEN! y en muchos casos por pensar que es “NORMAL” no se investiga a fondo. Mamis insistan con su pediatra NO es normal y aún no hay causa y menos remedio, pasan es verdad, pero nada más falso que enmarcarlo en normalidad por falta de información. Por artículos como este sufrió mi hijo y yo…..ojalá hubiesen artículos informando y contribuyendo a una solución y un análisis de estos casos con meticulosidad.

    • admincuidadosycaricias
      Responder

      Lo siento si se ha entendido mal, pero lo que he explicado es justo lo que tú dices. Que no se pueden enmarcar como “cólicos” y ya está. Lo que pasa ahora es que te dicen cólicos y es normal. Yo he dicho que aún no se conoce la causa, que hay muchas teorías y que cada bebé necesita que se investigue su caso en concreto y también he dado trucos que os pueden ayudar a vosotras a sobrellevarlos mejor y a no sentiros culpables. Atiendo a diario mamás que me llaman por esto y no las digo que sea mentira, las digo que no son cólicos como tal y las ayudo a conocer a sus bebés y su caso en concreto. Espero que así se entienda mejor.

Dejar un comentario