Cinco cosas normales en un bebé recién nacido, que toda mamá necesita saber

 En Parto y Recién Nacido

He llegado a casa con el bebé y empieza a hacer cosas extrañas, de repente, estornuda, hace ruiditos, se pela, le salen granitos o se pone amarillo. ¿Es eso normal? ¿Cuándo debería consultar al pediatra?

La llegada a casa con el bebé…

¡¡¡Qué momentazo!!!

La mayoría de mamás me dicen que ya podía haber venido el bebé con un manual de instrucciones o que ya podía alguien haberlas explicado antes lo que se iban a encontrar al llegar a casa, después del parto.

Parece la Ley de Murphy, pero en el hospital el bebé estaba perfecto, no había cosas raras y más o menos las matronas, enfermeras, pediatras y visitas resolvían las pequeñas dudas que surgían.

Pero llegas a casa y empieza a hacer una serie de cosas que te hacen plantearte si devolverlo o ir a urgencias corriendo.

Cuando ya tienes otro bebé ya no te asustas, pero la primera vez es importante que, antes incluso del parto, alguien se pare un ratito a explicarte estas 5 situaciones que ocurren sí o sí a todos los bebés y que la mayoría de veces son normales.

Los bebés estornudan mucho…

Y eso no quiere decir que tengan catarro o hayan cogido frío

No digo que un bebé, en un momento dado, no pueda estar resfriado, pero es que los bebés al principio, los primeros meses estornudan casi todo el rato.

Su sistema respiratorio es aún inmaduro y estornudar les sirve para limpiar su nariz de moquitos y cuerpos extraños. Los bebés no pueden sonarse o rascarse la nariz y estornudar es su mejor mecanismo de defensa.

Da igual que sea verano o invierno y da igual que haga frío o calor, seguirá estornudando y a no ser que aparezcan otros signos que nos hagan pensar que está malo, no es necesario asustarse o abrigarle.

Por la noche hace ruiditos con la nariz…

Ronquiditos o ruiditos como de un “cerdito”

Sí, suena feo, pero es un ronquidito muy característico que hace pensar que tienen mocos o no pueden respirar. Cuando lo oyes por la noche no puedes dormir pensando que se habrá acatarrado y en realidad también es una situación común que no indica nada malo.

Los bebés respiran con la nariz,no saben respirar con la boca y además sus sistema respiratorio está aún inmaduro y sus fosas nasales son más delgadas que las nuestras.

Si tenemos dudas de que pueda tener moquitos, será suficiente con echar unas gotitas de suero fisiológico en cada fosa nasal.

La piel se les pela…

Tienen una descamación fisiológica de la piel

Al nacer, el bebé, venía cubierto en una sustancia grasa llamada Vernix Caseosa, que le protegía de la descamación y le mantenía hidratado.

Es normal que las primeras semanas de vida, al bañarle y estar expuesto a la sequedad del ambiente, se vaya pelando o descamando la piel.

No es necesario hacer nada en concreto y se resuelve con el tiempo, pero podemos hidratar su piel con aceite de almendras dulces y evitar bañar al bebé en los primeros días de vida. Si le dejamos con el Vernix hasta que se seque, la piel permanecerá más hidratada.

Aparece ictericia…

Se empieza a poner amarillo

El color amarillento de la piel del bebé recién nacido es bastante frecuente y está provocado por la acumulación de un pigmento de la sangre llamado bilirrubina.

La bilirrubina aparece cuando los glóbulos rojos se rompen y está bilirrubina normalmente es transportada hasta el hígado que se encarga de procesarla y segregarla por las vías biliares al intestino.

Antes de nacer, la placenta elimina la bilirrubina del bebé de forma que pueda ser procesada por el hígado de la mamá, pero inmediatamente después de nacer, todo este proceso lo tiene que empezar a hacer el hígado del bebé que aún está inmaduro y eso provoca un aumento de la bilirrubina que se fija en la piel y las mucosas del bebé durante un tiempo.

En este artículo hablo más sobre ello y explico cuándo es fisiológica o cuándo deberíamos acudir al pediatra.

Le salen granitos blanquecinos…

Miliaria o engordaderas

Suelen salir en la nariz, las mejillas y la barbilla y son unos pequeños granitos blanquecinos que recuerdan al acné.

Normalmente se conocen como engordaderas, aunque su nombre es miliaria y no tienen ninguna importancia ni hay que hacer nada en concreto para tratarlos o que desaparezcan.

Otras cosas que pueden pasar

Otras situaciones frecuentes que a veces te llaman la atención o te preocupan, pero que también son fisiológicas, son:

  • Aparece la mancha mongólica o mancha de Balz en el culete.
  • Puede aparecer un aumento del tamaño de las mamas debido al paso de hormonas a través de la placenta materna.
  • Puede aparecer costra láctea o dermatitis seborréica.

Como ves, la mayoría de cosas son normales y con observar un poco al bebé será suficiente para detectar algo que te llame la atención. No dudes en pedir ayuda y en preguntar siempre que necesites y cuéntale a todas las futuras mamás estas 5 cosas tan sencillas, para que la llegada a casa con el bebé sea un poco más fácil y llevadera.

Quizá también te interese:

 

Últimas entradas
Showing 2 comments
  • Ignacio
    Responder

    Mamás… y papás ¿no? Porque se habla mucho de la igualdad y resulta que el 90% de las páginas sobre bebés parece que van exclusívamente dirigidas a las madres, de pena. En fín, ya me quedo más tranquilo con lo de los ruiditos de cerdito.

    • María Sancha Alcubilla
      Responder

      Hola Ignacio, perdona, claro que hay papás y mamás que se involucran y se interesan, es más hay muchas veces que el papá lee más que la mamá, pero cuando hicimos el blog escribí para mi público mayoritario, que eran las mamás. Me parece bien tu apreciación y empezaremos a dirigirnos a ambos, tanto papá como mamá. Gracias por leernos.

Dejar un comentario