La guía del bebé II: alimentación del recién nacido

 En El bebé y sus cuidados, La alimentación del bebé de 0 a 3 años., Parto y Recién Nacido

¿Cómo es realmente la alimentación del recién nacido? ¿Comen de verdad cada 3 horas o a demanda? ¿Cómo se prepara un biberón correctamente?

La guía del bebé 2

La alimentación del recién nacido

Tanto si es lactancia materna como si es mixta o artificial:

SIEMPRE A DEMANDA

Todos los bebés comen a demanda* y no cada tres horas ni con un descanso de dos horas ni con un descanso para hacer la digestión NI TAMPOCO OBLIGAR A ACABAR EL BIBERÓN.

ANTES DE LOS 6 MESES SÓLO LECHE

Nunca antes de los 6 meses de debe dar al bebé nada que no sea leche materna o leche artificial adaptada a su edad.

Ni zumos de naranja, ni infusiones, ni agua – NADA 

LA LACTANCIA MATERNA

La leche materna es el alimento más completo para el bebé.

Le protege de muchas enfermedades como las otitis o las gastroenteritis y está perfectamente diseñada para cubrir sus necesidades.

1. El pecho se da a demanda y no cada 3 horas

¿Qué significa a demanda?

Quiere decir que nos tenemos que olvidar del reloj y que los bebés son capaces de regular cómo y cuándo comen y las cantidades que necesitan comer.

¿Entonces si un bebé recién nacido no quiere comer no le despertamos ni obligamos?

En el caso de recién nacidos, y sobretodo bebés prematuros o con bajo peso, hasta que la lactancia materna esté instaurada y ya sepamos que el bebé succiona eficazmente, no podemos dejar pasar más de 3 horas sin ofrecer al bebé.

En estos casos el bebé puede ser que se encuentre sin fuerzas para despertarse y puede que se despierte levemente y como nadie le ofrece o le insiste vuelva a dormirse otra vez.

¿Y si toma o pide cada menos de 2 horas? ¿No se empachará? ¿No tiene que hacer la digestión?

LA LECHE MATERNA, POR SU COMPOSICIÓN, SE DIGIERE MUY FÁCILMENTE, UNOS 20 MINUTOS APROXIMADAMENTE.

Además el estómago de los bebés es muy pequeño y necesitan hacer muchas ingestas pequeñas al día.

Es imposible seguir un ritmo fijo y además eso impide que la lactancia materna se pueda mantener de forma correcta.

UN BEBÉ RECIÉN NACIDO DEBERÍA MAMAR COMO MÍNIMO ENTRE 8 Y 12 VECES AL DÍA.

alimentación del recién nacido

2. Tampoco 10 minutos en cada pecho

AL PRINCIPIO DE LA TOMA DE PECHO EL BEBÉ SACA LA LECHE CON MAYOR CONTENIDO EN AGUA, PROTEÍNAS E HIDRATOS DE CARBONO Y SEGÚN VA AVANZANDO LA TOMA SACA LA PARTE MÁS GRASA Y CALÓRICA DE LA LECHE.

Cada bebé lleva su ritmo, depende de la succión, agarre, tamaño de la boca, fuerza, etc.

Restringir el tiempo en cada pecho puede provocar que el bebé no saque la parte más grasa de la leche y tome más lactosa, lo cual le puede provocar gases y molestias en la tripita.

Además, los bebés las primeras semanas de vida necesitan más tiempo para mamar ya que se duermen, se cansan y después siguen.

Hay que dejarles que “terminen” un pecho, que se sacien y luego si crees que quiere más ofrecerle el otro.

lactancia materna aranda

3. Dar el pecho no tiene que doler y las grietas tienen su causa

No, para nada, dar el pecho no tiene porque ser doloroso.

ES CIERTO QUE A VECES SALEN GRIETAS Y DUELE, PERO ESO SIEMPRE TIENE UNA CAUSA Y NUNCA ES NORMAL NI HAY QUE AGUANTAR.

Es importante valorar varias cosas:

  • La boquita del bebé.
  • La postura para mamar.
  • El agarre al pecho.
  • La succión.

La inmensa mayoría de las veces, las grietas y el dolor se solucionan ayudando a la mamá a colocar al bebé correctamente o abriendo un poquito la boca del bebé y haciendo un buen agarre.

EL BEBÉ TIENE QUE AGARRAR EL PECHO CON LA BOCA BIEN ABIERTA, LOS LABIOS EVERTIDOS Y COGIENDO PARTE DE LA AREOLA.

En otras ocasiones el causante del dolor es un frenillo sublingual corto en la boca del bebé o un bebé demasiado separado del pecho.

Si notas dolor o grietas no dudes en pedir ayuda desde el minuto 0, sin aguantar y sin pensar que deberían poder resolverlo sola, seguro que un poco de ayuda es suficiente.

alimentación del recién nacido con leche materna

4. Hay muchos mitos alrededor de la lactancia y no te ayudarán en nada

Aquí puedes leer los 15 mitos más frecuentes de la lactancia materna.

Sobretodo recuerda:

  • Tu leche no está aguada y alimenta igual que todas las leches maternas, es perfecta para tu bebé.
  • Muchas veces es compatible tomas ciertos medicamentos con la lactancia, consulta siempre la web de: http://www.e-lactancia.org/ y también puedes leer más sobre esto en este artículo.
  • Si tienes el pezón plano o invertido no tiene porque afectar a tu lactancia.

5. Ofrece siempre al bebé antes de que empiece a llorar o ya tenga mucho hambre

En las primeras señales de hambre del bebé, en cuanto se empiece a despertar y a moverse es el mejor momento para ponerse al bebé al pecho y que tranquilo empiece a mamar de forma más eficaz.

Si el bebé ya se está llevando las manos a la boca o llora ya tiene mucho hambre, se pondrá nervioso al pecho, puede ser más difícil que abra bien la boca y podría no mamar de forma eficaz o hacernos daño.

bebé tiene mucho hambre

6. Puedes extraerte leche y conservarla si lo necesitas

En ocasiones puede ser que quieras o necesites sacarte tu leche para dársela a tu bebé.

Quizá necesites vaciarte el pecho, tu bebé esté ingresado, te pidan darle suplementos, le cueste succionar o te vayas a separar de él unas horas o días y quieras seguir dando tu leche en vez de recurrir a la leche artificial.

Sea cual sea tu caso se puede, puedes sacarla y conservarla e incluso guardarla en el congelador.

Para la sacarte la leche tienes dos opciones:

  • Manual: técnica de Marmet, que explicaré en otro artículo más adelante.
  • Sacaleches: eléctrico, manual, doble o simple.

Para guardarla, almacenarla y conservarla te dejo este enlace que explica todo correctamente.

mamá sacándose leche con sacaleches doble

¿Cómo sé si come suficiente de leche materna?

Los primeros 3-4 días pierden un 10-15% del peso de nacimiento.

A  los 7 días recuperan el peso de nacimiento.

Hace mínimo 1-2 deposiciones día y 7-8 pañales con pis.

LA LACTANCIA ARTIFICIAL

Los 5 pasos para preparar un biberón de forma segura:

1. Limpieza e higiene siempre:

Lo sé, parece obvio, pero es importante que tengamos en cuenta que a la hora de preparar o manipular cualquier alimento, debemos de vigilar siempre la higiene.

  • Los biberones y tetinas que vayamos a usar estén limpios y secos.
  • Las superficies donde vayamos a hacer el biberón estén limpias.
  • Nos hayamos lavado bien las manos.

2. Hervir el agua aunque sea agua mineral:

Porque las leches en polvo no son estériles y pueden contener bacterias y microorganismos que sólo van a ser eliminados si mezclamos esa leche en polvo con agua que esté por encima de 70ºC.

3. Echar primero el agua en el biberón:

Siempre primero vamos a echar el agua, que ya hemos hervido, en la cantidad de biberón que queramos preparar.

Si echásemos primero los cacitos de leche en polvo, la proporción de agua y leche ya no sería correcta.

Si queremos preparar un biberón de 120 ml, echamos 120 ml de agua exactos.

4. Echar los cacitos de leche en proporción exacta:

30 ml de agua – 1 cacito raso de leche en polvo.

60 ml de agua – 2 cacitos rasos de leche en polvo….

* Consejo: si dudas de la cantidad de biberón que se tomará el bebé o quieres preparar más, siempre es mejor preparar 30 ml más, no hacer nunca medias.

5. Mezclar bien, enfriar debajo del grifo y probar la temperatura:

Una vez que ya hemos hecho todo lo de antes, cerramos el biberón, mezclamos bien para que no haya grumos, ponemos debajo del grifo de agua fría para enfriar un poco y probamos la temperatura en el dorso de nuestra muñeca.

No dar hasta que esté a una temperatura corporal de unos 36´5-37ºC.

preparar el biberón

Errores en la preparación de biberones

  • Echar más cacitos de leche en polvo ni más agua. Alterar las proporciones exactas al preparar el biberón puede ser muy peligroso para la salud del bebé. Aquí te lo explico mejor.
  • Preparar el biberón y dejarlo hasta la siguiente toma o llevarse el biberón preparado. Si sales de casa lo mejor es llevarte sólo el agua y mezclarlo con la leche en polvo justo antes de dárselo al bebé.
  • Calentar el biberón en el microondas: no es seguro ya que puede provocar quemaduras, el microondas calienta de forma desigual.

¿Cómo lavamos biberones y tetinas?

En esté artículo te hablo sobre cómo limpiar los biberones y tetinas de forma correcta.

Es importante:

  • Lavarlos bien siempre después de usarlos.
  • Limpiar todos los restos de leche con agua tibia y jabón.
  • Limpiar con cepillo en zonas donde no se llegue bien del biberón y la tetina.
  • Dejar secar sobre un paño limpio y evitar meter paños dentro del biberón ya que pueden quedar restos de tela o papel.

esterilizar los biberones

¿Hay que esterilizarlos siempre después de usarlos?

No, por supuesto que no, ya todas las asociaciones de pediatría lo desaconsejan.

Será suficiente con esterilizar biberones y tetinas siempre antes de usarlos por primera vez y después valdrá con 1 vez cada 15 días.

Puedes leer más sobre ello aquí.

 

 

 

Entradas recomendadas

Dejar un comentario